LA RESERVA DE CAZA (R.C.) “LA SIERRA”

La Junta de Extremadura, dentro del ámbito territorial de la principal población de cabra montés, en la zona del macizo occidental de la Sierra de Gredos, mediante distintas disposiciones de los años 1985 y 1987, declaró Zona de Caza Controlada determinados terrenos ubicados en los términos municipales de Tornavacas, Guijo de Santa Bárbara, Jarandilla de la Vera, Losar de la Vera y Viandar de la Vera.


Esta figura cinegética, de protección, permitió que se alcanzará un desarrollo óptimo en las poblaciones y trofeos de cabra montés. De hecho, mientras que el primer censo realizado por los Agentes de la Dirección General del Medio Natural, adscritos a la Zona de Caza Controlada arrojó una escasa cifra de 35 ejemplares de cabra montés (sin distinción de sexo ni edad), los censos realizados quince años después, previos a la declaración de Reserva Regional de Caza, indicaron un sustancial incremento, tanto en cantidad de individuos como en la calidad de sus trofeos, permitiendo admitir, sin reservas, la recuperación de esta especie cinegética en la zona.


Antes de que finalizara a vigencia de la declaración de Zona de Caza Controlada, mediante Resolución de la entonces, Dirección General de Medio Ambiente, a finales de 1999, la Junta de Extremadura suspendió los aprovechamientos cinegéticos en esos terrenos, manteniendo sobre los mismos una adecuada vigilancia, hasta tanto existiera un pronunciamiento sobre el destino final de los mismos. Valoradas las distintas alternativas, la mayor parte de los titulares de los terrenos, solicitaron a la Administración Regional, de manera consensuada, la adopción de una figura acorde con los valores de la zona, entendiendo que debiera asegurarse la pervivencia, en el tiempo, de la especie y supusiese la aportación de beneficios tangibles a los habitantes de las poblaciones aledañas a la Sierra de Gredos en Extremadura.

                                                                                                                                                                                                                              Croquis Reserva

 

Se adoptó la figura de Reserva Regional de Caza, de acuerdo con el artículo 15 de la Ley 8/1990, de 21 de diciembre, de Caza de Extremadura, al tratarse de un “núcleo de excepcionales posibilidades cinegéticas, en atención a su orden físico y biológico, que se individualiza con la finalidad de promover, conservar, fomentar y proteger especies susceptibles de aprovechamiento cinegético”.


Así, mediante el Decreto 65/2001 de 2 de mayo, por el que se crea la Reserva Regional de Caza "La Sierra" (D.O.E. Nº 52 de 08/05/2001), se declaró la misma, en las comarcas Cacereñas de la Vera y del Valle del Jerte, con una cabida de 13.010 ha de los Términos Municipales del Guijo de Santa Barbara, Tornavacas, Jarandilla de la Vera, Losar de la Vera y Viandar de la Vera, que a la postre ha venido a consagrar una deseable vinculación entre la caza de calidad, la conservación del medio natural y el mantenimiento de los usos humanos tradicionales.


Si bien, de acuerdo a las mediciones realizadas en Ortofoto la superficie real es de 13.908 ha. Estas se distribuyen por los TT.MM. y en función del régimen de propiedad de la siguiente forma, destacando la unidad de todos los propietarios privados en la Asociación de Propietarios de la Reserva de Caza La Sierra de Gredos de Extremadura:



MUNICIPIO SUPERFICIE (ha) P.PRIVADA P.PUBLICA
TORNAVACAS 4.974,70 90,61% 9,39%
LOSAR DE LA VERA 3.116,95 0,00% 100,00%
VIANDAR DE LA VERA 1.789,38 100,00% 0,00%
GUIJO DE SANTA BARBARA 3.501,80 93,68% 6,32%
JARANDILLA DE LA VERA 525,21 68,96% 31,04%

La nueva Ley 14/2010 de Caza de Extremadura, modifica el nombre de las reservas regionales de caza, pasando a denominarse Reservas de Caza.

 

MEDIO NATURAL

La Reserva de Caza “La Sierra” presenta importantes afloramientos rocosos de granitos y gneis. Su orografía, muy accidentada, es la típica de alta montaña, correspondientes al sector occidental de la Sierra de Gredos, en su cara Sur, desde el pico “El Cancho” con 2.271 m.s.n.m. (límite de Viandar y Villanueva de la Vera con la provincia de Ávila) hasta el Puerto de Tornavacas con 1.274 m.s.n.m.. El rango de altitud, con una media entorno a los 1.400 m.s.n.m., varía entre los más de 500 m.s.n.m. en la Garganta de Cuartos (algo más arriba del puente de Cuartos), hasta el pico de “la Covacha”, aproximadamente 2.399 m.s.n.m., segunda cota más alta de la Comunidad Autónoma. Esto da lugar a una climatología, que ofrece grandes contrastes en función de la altitud, con inviernos fríos y frecuentes precipitaciones de nieve y veranos no demasiado calurosos.


Todas las aguas de la Reserva de Caza pertenecen a la Cuenca Hidrográfica del Tajo, que las recibe a través de las subcuencas de los ríos Jerte y Tietar. A estos dos ríos llegan las aguas de numerosas gargantas, como las de San Martín y de los Infiernos, tras recibir, esta última, las procedentes de las “Garganta de la Serrá”, “Garganta de Asperones” y “Garganta del Hornillo” al Jerte y al río Tietar vierten la “Garganta Jaranda” y la “Garganta de Cuartos”.

 

Todo ello genera asociaciones vegetales diversas, como los bosques, formados fundamentalmente por especies caducifolias como rebollos, castaños, cerezos silvestres, algunos servales con sotobosque de escobas, zarzas y helechos, también existen algunas zonas de pino silvestre y negral, bosques de ribera con fresnos, alisos, sauces y otras especies que por sus escasez constituyen auténticas reliquias botánicas, como el acebo, el abedul y el más raro, el tejo (especie catalogada como en peligro de extinción), los piornales a mayor altitud, vienen a sustituir a las masas arbóreas allí donde ellas por causa del suelo y del clima no prosperan adecuadamente, abundan los piornos, cambriones, enebros y codeso alpino y por último los pastizales alpinos o cervunales, en las zonas de mayor altitud con buenas condiciones edáficas, dominados por herbáceas como el alpe o cervuno, gencianas, azafrán serrano y en zonas encharcadas, tambien, el brezo de bonal. Son destacables la presencia de endemismos de la Sierra de Gredos, como la boca de dragón o la Centáurea avíale.

 

En lo referente a la fauna, la diversidad de ecosistemas, da lugar a una gran riqueza de especies. Destacar, en medios acuáticos, la trucha común entre los peces y entre los anfibios, la salamandra. En el medio terrestre, los reptiles como el lagarto verdinegro o la víbora hocicuda, son comunes en estos terrenos. Entre las aves, destacar la presencia del mirlo acuático, el arrendajo, la oropéndola, el pechiazul, y entre las rapaces de alta montaña, el águila real y el halcón peregrino. Respecto a los mamíferos, silvestres no cinegéticos, son de importancia el gato montes, la gineta, la garduña, el desmán ibérico y la nutria.


De entre la fauna cinegética de caza mayor, además de la principal especie de la Reserva, la cabra montés (Capra pyrenaica victoriae), encontramos el ciervo, el jabalí y respecto a las especies de caza menor, la perdiz, el conejo y la liebre, así como la paloma torcaz.


Estos terrenos, además de su alto valor cinegético, presentan un alto valor natural, lo cual se constata al estar igualmente declarados, gran parte de los terrenos de la Reserva de Caza, Reserva Natural de la “Garganta de los Infiernos”. De las 6.800 ha que esta Reserva Natural tiene en los TT.MM. de Cabezuela del Valle, Jerte y Tornavacas de la comarca del Jerte, dos terceras parte están integrados en la Reserva de Caza. Además la Reserva de Caza se halla incluida, en casi la totalidad, dentro del Lugar de Importancia Comunitaria “Sierra de Gredos y Valle del Jerte” (ES04320038), que cuenta con 74.269,31 ha.

GESTIÓN

La gestión de la Reserva de Caza se lleva a cabo gracias a uno de sus principales pilares, los Agentes del Medio Natural y los Vigilantes de Caza, destinados en la misma, que realizan su trabajo en un medio de alta montaña, distinto al resto del territorio de nuestra Comunidad Autónoma, en el que prácticamente no existen pistas o caminos de acceso, debiendo realizar sus servicios a pie, superando desniveles de hasta 1.200 m.s.n.m. en la misma jornada. Realizan trabajos de vigilancia, guías en los recechos, toma de muestras de animales abatidos y supervisión de otras acciones cinegéticas, censos, control de obras, además del resto de labores encomendadas a los Agentes del Medio Natural.

 

El aprovechamiento cinegético de las distintas de especies de caza de la Reserva, queda, en todo momento, supeditado a los requerimientos y necesidades de gestión de la especie principal y motivo de su declaración, esto es, la cabra montes. Esta gestión se realiza en base a los Planes Anuales de Aprovechamiento Cinegético de la Reserva, los cuales se redactan en función de los censos anuales realizados, la ejecución del plan anual anterior y otras consideraciones técnicas como la capacidad de carga o la carga ganadera, que permiten fijar el plan de capturas para cada temporada.


Actualmente, la Reserva de Caza presenta una importante población de cabras monteses, que alcanza su máxima presencia a finales de invierno e inicios de primavera. Durante el verano, esta población se reduce considerablemente, debido a la mayor frescura de la cara Norte de Gredos, en la provincia de Ávila y al incremento de la carga ganadera durante este periodo. En este sentido la Dirección General de Medio Ambiente tiene un acuerdo con gran parte de los propietarios de la R.C. La Sierra, arrendando el aprovechamiento de los pastos de alta montaña, para el aprovechamiento casi exclusivo de la cabra montes.

 

Si bien pudiera alcanzarse una capacidad de carga mayor de población existente, no se considera conveniente llegar a ella, a fin de lograr una calidad óptima de trofeos y un buen estado sanitario de la población (existe un seguimiento del estado sanitario de la población a través de un convenio de colaboración entre la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energía y la Unidad de Parasitología y Enfermedades Parasitarias de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Extremadura) evitándose, además, posibles daños a la vegetación (no olvidemos la existencia de endemismos botánicos de gran valor e interés) y la alta mortandad de los individuos juveniles, por los rigores de la alta montaña.


Desde el inicio del seguimiento con la UEX hasta la actualidad se han analizado más del 30% de los animales abatidos. De los resultados de este análisis podemos concluir que el estado sanitario de la cabra montés en la Reserva de Caza “La Sierra” es aceptable, salvo los casos de ciertas patologías infectocontagiosas esporádicas y puntuales.


En cualquier caso consideramos de interés continuar con los estudios de vigilancia epidemiológica con objeto de planificar con antelación suficiente la lucha y el control de estos y otros posibles procesos infectocontagiosos, en caso de necesidad.


Los cupos de capturas anuales, se han ido incrementando de acuerdo a la mejora de las poblaciones, siendo para la temporada 2013/2014 de 92 ejemplares (60 machos y 32 hembras), que constituyen el canon de compensación a los propietarios de los terrenos y atienden a la Oferta Pública de Caza de la Junta de Extremadura. La caza de estos ejemplares se realiza mediante la modalidad de recechos, el 30 % de la Oferta Pública de Caza de la Junta de Extremadura y el resto como canon de compensación para los propietarios.

TEMPORADA Nº PERMISOS x CATEGORÍA TOTAL
  A1 A2 B1 B2 H V  
2001/2002 10   7       17
2002/2003 10   5       15
2003/2004 6 6 6       18
2004/2005 10 5 5   6   26
2005/2006 10 6 7   6   29
2006/2007 15   10   25   50
2007/2008 13   10   27   50
2008/2009 16   14   30   60
2009/2010 16   17   36 2 71
2010/2011 17 2 18 5 42 2 86
2011/2012 20 10 18 2 42 2 100
2013/2014 10 26 22 2 32   92



TIPO CARACTERISTICAS PUNTUACION
MACHO A1 Machos >= 12 años de edad Más de 235 PUNTOS EN VERDE
MACHO A2 Machos >=11 años de edad Desde 215 a 240 PUNTOS EN VERDE
MACHO B1 Machos >=9 años de edad, poco o mal desarrollados
para su edad, preferentemente >11 años de edad
Desde 195 a 220 PUNTOS EN VERDE
MACHO B2 Machos >=8 años de edad, en los que falte al
menos el 50% de uno de sus cuernos
Hasta 195 PUNTOS EN VERDE
HEMBRA CABRA MONTES Hembra de cabra montés sin determinar -

 

Además de las acciones cinegéticas, dentro de la Reserva de Caza, la Consejería de Agricultura, Desarrollo Rural, Medio Ambiente y Energia realiza, anualmente, importantes inversiones de infraestructura y mejoras de hábitat, ejecutando actuaciones como construcción y mantenimiento de trochas o veredas tradicionales de alta montaña, la construcción de puentes peatonales y para el paso de ganado sobre las abundantes gargantas, desbroces selectivos de matorral, realizados manualmente, construcción de refugios de alta montaña, adecuación de regaderas para el mantenimiento de pastizales, etc. Entre estas actuaciones se encuentra el Centro de Interpretación de la Reserva de Caza “La Sierra” en la localidad del Guijo de Santa Bárbara, que permite dar a conocer los valores naturales de la Reserva y a su especie emblemática “el macho montes”, siendo probablemente el único Centro de Interpretación destinado a la caza en España o la reciente publicación de un libro divulgativo especifico de esta especie cinegética y la reserva.


Todo estas acciones, mejoras de infraestructuras y de hábitat, canon de compensación, convenios de investigación, acciones cinegéticas, apertura de un Centro de Interpretación, contribuyen al desarrollo de los municipios del entorno, favoreciendo a propietarios, ganaderos y cazadores locales y fomentando el turismo.